Productos altos en proteína

30 de septiembre de 2022 / Escrito por: La Carloteña
Productos altos en proteína

Las proteínas son moléculas grandes formadas por la unión de muchos aminoácidos. En los animales existen 20 tipos de aminoácidos, de los cuales 10 de ellos solo podemos adquirirlos mediante la alimentación y los otros 10 pueden sintetizarlos nuestro cuerpo si es necesario.

Las proteínas tienen funciones muy diversas, que hacen de ellas un macronutriente esencial, como son:

  • Función de defensa: los anticuerpos son proteínas
  • Función estructural: las proteínas forman parte de las membranas celulares de diferentes tejidos, como músculos, articulaciones, cartílago, uñas, piel, pelo, tejidos cicatrizantes…
  • Función hormonal: las hormonas son proteínas que secretan las glándulas endocrinas
  • Función enzimática: las enzimas son las proteínas más numerosas y diversas. Intervienen y son claves en todas las reacciones de nuestro metabolismo
  • Función transportadora: las proteínas intervienen en el transporte de metabolitos esenciales como el hierro, el colesterol…
  • Función energética: en caso de necesidad, nuestro cuerpo puede obtener energía de los músculos, siendo esta una función de supervivencia en un caso extremo.

Desempeñando funciones tan diversas y todas tan importantes, es evidente que el consumo de proteínas en cantidad adecuada es fundamental para un estado óptimo de salud.

Es importante conocer que pasa con las proteínas cuando las comemos: nuestro sistema digestivo “desmonta” la proteína y libera los aminoácidos o cadenas pequeñas de aminoácidos. Estos, al tener un tamaño menor, pueden pasar al torrente sanguíneo y son transportados al hígado. El hígado recibe los aminoácidos que aportamos con la dieta y sintetiza aquellos no esenciales que nos falten. A través de la sangre, se reparten los aminoácidos a los distintos órganos y tejidos, los cuales producirán sus proteínas.

Las necesidades de proteína en una persona sana con actividad física normal suelen ser de 0,8 g por kg de peso. Eso supone, para una persona de 60 kg, una necesidad de 5 g de proteína aproximadamente. Y, aunque parezca fácil, muchas veces no se llega a esta cantidad, debido, sobre todo, al consumo de alimentos de baja densidad nutricional o muy procesados. Es por ello, que el consumo de proteína de calidad es fundamental. Consumir alimentos proteicos poco procesados y con un alto porcentaje en carne, hará que ingiramos más proteína de calidad al día. Un ejemplo de productos de proteína de calidad y en alta cantidad, son los de la gama salud de La Carloteña. Son embutidos de pavo o pollo apenas procesados, sin casi aditivos y, por tanto, con unos porcentajes de carne mayores o iguales al 95 %. La pechuga de pavo asada al horno de La Carloteña, aporta 23 gramos de proteína por cada 100 g de producto. Este es un valor muy interesante, teniendo en cuenta que la mayoría de pechugas de pavo apenas llegan a 15 gramos de proteína por 100 g de producto.

Consumiendo alimentos de calidad, aportaremos a nuestro organismo todos los aminoácidos necesarios para que él mismo produzca las proteínas que necesite y puedan llevar a cabo todas las funciones citadas anteriormente. Sin embargo, un déficit de proteínas provocará pérdida de masa muscular, fatiga, uñas y pelo frágiles, inmunodeficiencia, mala cicatrización, digestiones pesadas y muchísimas consecuencias negativas más sobre nuestra salud.

Ensalada fría de tomates braseados, patata asada, queso gorgonzola, pechuguita de pollo y salvia.

22 de septiembre de 2022 / Escrito por: La Carloteña
Ensalada fría de tomates braseados, patata asada, queso gorgonzola, pechuguita de pollo y salvia.

Ensalada de pasta con alcachofas, tomatitos confitados, limón y albahaca, con pechuga de pavo asada

16 de septiembre de 2022 / Escrito por: La Carloteña
Ensalada de pasta con alcachofas, tomatitos confitados, limón y albahaca, con pechuga de pavo asada

Ensalada gnocci, verduritas asadas y mini redondo de pechuguita de pollo

/ Escrito por: La Carloteña
Ensalada gnocci, verduritas asadas y mini redondo de pechuguita de pollo

Ensalada con maíz braseado

/ Escrito por: La Carloteña
Ensalada con maíz braseado

Burrata con tomate, hierbas frescas y pechuguita de pollo

/ Escrito por: La Carloteña
Burrata con tomate, hierbas frescas y pechuguita de pollo

Importancia hidrtación en verano

18 de agosto de 2022 / Escrito por: La Carloteña
Importancia hidrtación en verano

Aproximadamente entre un 60-70% de nuestro cuerpo es agua. El agua es el principal componente de nuestro cuerpo, participa en el transporte de oxígeno a través de la sangre hacia los músculos, regula la presión arterial, ayuda a la digestión, limpia los riñones… todas importantes funciones vitales.

Y diariamente perdemos unos 2L a través de la orina, heces, sudor… cantidades que, en verano, debido al calor son mayores. Aunque no perdemos únicamente agua, también sodio, potasio, calcio, flúor y otros electrolitos.​​​​​​​

​​​​​​​El cuerpo, de manera natural, compensa esta pérdida trasladando agua de nuestras células a la sangre. Pero si no reponemos el agua que perdemos a lo largo del día, podemos sufrir deshidratación.

Es, por tanto, que si durante el año es importante que bebamos agua para reponer estas pérdidas, en verano, más aún, para evitar el riesgo de sufrir una deshidratación, episodio que es bastante común en la población, sobre todo en ancianos, niños, deportistas y personas que trabajan al aire libre.

¿Cuáles son los principales síntomas de la deshidratación?

  • Sensación de sed y de boca seca
  • Hacer poco pis y que su color sea oscuro
  • Sensación de mareo
  • Dolor de cabeza
  • Calambres musculares
  • Piel fría y seca

¿Y qué cantidad de agua debemos beber?

Según las instituciones sanitarias, es necesario beber en torno a 8 vasos diarios (unos 2 o 2,5 litros).

Nos ayudará a eliminar toxinas, mantener los riñones en buen estado y compensar esta pérdida de líquidos.

Es muy importante además ir bebiendo líquido a lo largo del día, aunque no se tenga sed, ya que la sed es una alarma que nos envía nuestro organismo para indicarnos que está empezando a estar deshidratado.

¿Y puedo beber otra cosa que no sea agua?

Aunque el agua es la opción más saludable y debe ser la mayoritaria, podemos reponer también las pérdidas diarias a través de la alimentación, sobre todo de verduras y frutas (sandía, pepino, coliflor, lechuga…), sopas frías, infusiones frías, aguas aromatizadas, kombuchas, batidos y zumos naturales.

El alcohol, y las bebidas con azúcares y muchos gases no se aconsejan, ya que aceleran aún más la deshidratación.

Resumen de consejos para estar hidratado este verano:

  1. No esperes a tener sed para beber agua. Bebe agua a lo largo del día.
  2. Hay que beber al menos 2L de agua al día. Bebe 1-2 vasos de agua, nada más levantarte. Después del ayuno de la noche y de estar durmiendo es lo primero que debemos de llevarnos a nuestro cuerpo.
  3. Beber agua antes, durante y después de realizar cualquier deporte.
  4. Cuando salgamos de casa es aconsejable llevar una botella de agua encima.
  5. Los niños y ancianos son los principales grupos de riesgo, ya que no siempre saben avisarnos de que tienen sed; para evitarlo debemos ofrecerles agua a menudo.
  6. Es recomendable que las mujeres embarazadas o en época de lactancia, beban 3 litros de agua cada día.

Esperamos que tomes nota de estos consejos que te ayudarán a disfrutar al máximo del verano sin riesgo de deshidratación.

Pastel salado con redondo de jamón y queso

/ Escrito por: La Carloteña
Pastel salado con redondo de jamón y queso

Ensalada de quinoa, espinaca y fresas, con prechuguita de pollo

3 de agosto de 2022 / Escrito por: La Carloteña
Ensalada de quinoa, espinaca y fresas, con prechuguita de pollo

Ensalada de pasta con redondo de pollo

/ Escrito por: La Carloteña
Ensalada de pasta con redondo de pollo

Creps de espinacas con muslito de pollo asado

/ Escrito por: La Carloteña
Creps de espinacas con muslito de pollo asado

Alimentación y piel sana

28 de julio de 2022 / Escrito por: La Carloteña
Alimentación y piel sana

La alimentación y la salud de nuestra piel van de la mano.

Muchas veces, en distintos aspectos de nuestra vida, empezamos la casa por el tejado. Y en el cuidado de la piel no nos quedamos atrás. De nada nos sirve gastar mucho dinero en buenos productos de skincare si no le damos a nuestra piel una buena base.

La piel es el órgano más grande y protege a todo nuestro cuerpo, y necesita unos nutrientes igual que cualquier otro órgano. Alimentar a la piel es, por tanto, muy importante. Una dieta saludable y equilibrada será clave para tener una buena base en tener una piel radiante.

Además, en nuestra piel convive un ecosistema formado por hongos, bacterias y virus, denominado microbioma, y que varía según sexo, edad, medio ambiente, enfermedades … Y la alimentación influye directamente sobre el equilibrio de este microbioma.

Las alteraciones digestivas pueden hacer que la piel se inflame, sobre todo si se padecen problemas cutáneos como acné o rosácea

¿Qué debemos incluir por tanto en nuestra alimentación para conseguir una piel sana?

  • Consumo de probióticos como el yogur, kéfir, fermentados… El yogur es rico en biotina y proteína. Eso sí, asegúrate de que sea yogur natural y sin azúcares añadidos, y si son de cabra u oveja mejor.
  • Consumo de Prebióticos: fibras, frutas, verduras, tubérculos, legumbres. Se han hecho estudios que relacionan el consumo de alimentos de baja carga glucémica con el buen estado de la piel.
  • Consumo de proteínas, fundamentales para formar colágeno y elastina en nuestra piel, que son las estructuras que dan firmeza y soporte.

Carnes blancas como el pollo o pavo, huevos, pescado azul, no deben de faltar en nuestro menú diario.

  • Consumo de vitaminas C, que tiene gran capacidad antioxidante y protegen del envejecimiento cutáneo y radicales libres a los que está expuesta nuestra piel a diario. Además, interviene también en la formación de colágeno.

Está presente en los cítricos, fresas, kiwis, frutos rojos, y en verduras como el tomate, pimiento, col, brócoli …

  • Consumo vitamina E, presente en alimentos de origen vegetal: cereales fortificados, frutos secos, verduras de hoja verde.

Estas últimas deben de ser un básico en tu menú semanal, están cargadas de vitamina E, C, A, L, B y ácido fólico.

  • Consumo de vitamina A: El ß-caroteno, precursor de la vitamina A, ayuda a mantener la salud de piel y mucosas. También es conocida como retinol, o licopeno.

Se encuentra en tomate, zanahorias, calabazas, melocotones, nectarinas, cerezas, mango…

  • Grasas saludables: la piel está formada por una capa de grasa que nos protege, por lo que es básico aportar en nuestra alimentación este macronutriente, siempre eligiendo aquellas que son beneficiosas.

Aguacate, semillas de lino y cáñamo ricas en Omega 3, Aceite de Oliva Virgen Extra, pescado azul como el salmón (los pescados azules son ricos en Vitamina D, con propiedades antiinflamatorias); frutos secos como las nueces, ricas en vitamina A, E, Zinc y Selenio.

Chocolate negro: los flavonoides del cacao ayudan a una buena hidratación de la piel.

  • La importancia del agua:

Más de un 80% de nuestro cuerpo es agua, así que es innegociable la necesidad de beber agua a diario para estar hidratados y que se refleje en nuestra piel. Una piel hidratada comienza hidratándola desde el interior, evitando la formación de arrugas más profundas. Bebe agua, infusiones como el té verde, rico en antioxidantes, y que además es beneficioso para el acné. Lo mejor es beber agua de forma continuada durante el día y no esperar a sentir sed.

  • Y sin olvidar unos buenos hábitos de vida: Evita el tabaco, alcohol, estrés, así como comidas ultraprocesadas y cargadas de azúcares simples, darle a tu cuerpo el descanso que necesita y practicar deporte.

Con estos tips, ¿te animas a tener una rutina de skincare perfecta?

Autora: Ana Valverde